Cómo leer La Broma Infinita. Por Matt Bucher, Nick Maniatis y Kathleen Fitzpatrick

[Aquí van algunos consejos muy útiles para enfrentarse (con éxito) a la escalada de este ochomil que es La broma infinita. Este texto, escrito en colaboración por Nick Maniatis, Matt Bucher y Katheleen Fitzpatrick, es una traducción del post “How to read Infinite Jest”, publicado en el blog de Infinite Summer el 17 de junio de 2009.]

thecompletedavidfosterwallace

Cómo leer La broma infinita

El primer borrador de este texto lo escribió Matt Bucher (que mantiene la lista de correo wallace-I y es el autor de este otro post). Posteriormente, el texto fue ampliado por Nick Maniatis (administrador de The Howling Fantods, un sitio web dedicado a la figura de DFW) y Kathleen Fitzpatrick (profesora del Pomona College, donde imparte un curso llamado David Foster Wallace).

Ninguna forma de leer La broma infinita es errónea: de adelante a atrás, de arriba abajo, partida en dos, o picoteando aquí y allá. Pero aquí van algunos consejos para el bromainfiniteador.

  1. Lee las notas. Por favor. No constituyen detalles bibliográficos aburridísimos sino que son una parte integral del texto. Y lo de obligarte a andar rebotando adelante y atrás es una cualidad del libro no un defecto.
  2. Utiliza puntos de libro. Sí, PUNTOS, en plural. Uno para marcar el texto principal y otro para las notas. Hacerlo así te ahorrará horas de búsqueda y la irritación de estar perdiendo la página varias veces por hora.
  3. Persevera hasta la página 200. El camino que lleva al abandono de la lectura de La broma infinita está lleno de apeaderos muy populares. El más transitado es, de lejos, “la sección de Wardine”. Si bien las primeras páginas de LBI se cuentan entre las mejor escritas de todo el libro, la página 37 (y en adelante) están en una especie de falso dialecto Ebonics bastante tortuoso (“Wardine say her momma ain’t treat her right.” “Wardine be cry.”), potencialmente ofensivo (si uno quiere sentirse ofendido) y, en general, muy difícil de atravesar. Aguanta, ignora las particularidades del habla regional y céntrate en lo que hacen los personajes. Como ocurre con muchas otras cosas en este libro, más adelante vas a necesitar saber todo esto. Lo mismo sirve para todas las demás zonas escarpadas que encontrarás en la primera quinta parte de la novela.
  4. Confía en el autor. Hacia la página 50 notarás que te va invadiendo una sensación de pavor según vas cayendo en la cuenta de la cantidad de cosas de las que se te pide que estés pendiente: la cantidad de personajes que entran y salen, las subtramas dentro de otras subtramas, las frases de una página de longitud y mucho más. Tendrás que tener fe en que lo que a primera vista parecen una serie de viñetas desconectadas (como “la sección de Wardine”) llegarán de verdad a encajar; que las conexiones entre lo que parecen líneas argumentales radicalmente dispares terminarán por hacerse patentes andado el tiempo. Pero al principio hay que prestar mucha atención a cada línea argumental particular y hay que hacer un acto de fe y confiar en que al final se revelará la imagen general.
  5. Marca de algún modo o copia la página 223. La página 223 de la novela contiene información que tendrás, bien que aprenderte, o bien que refrescar frecuentemente para que la narración tenga sentido. Una vez la alcances, ponle un post-it, dóblale la esquina, fotocópiala, márcala con un (tercer) punto de libro…, cualquier cosa que asegure que vas a poder encontrar fácilmente esa información cuando la necesites. [La página 223 del original se corresponde con la página 257 de la traducción al castellano editada por Mondadori]
  6. No hagas justo lo que te estás muriendo por hacer ahora mismo. A saber: ir a la página 223 aver de qué estamos hablando. David Foster Wallace ordenó el libro tal como lo hizo por una razón y parte del cumplimiento del paso 4 (arriba) consiste en respetar esa decisión. De hecho, te recomendamos que ante cualquier posible spoiler te metas los dedos en las orejas y te pongas en modo “habla chucho que no te escucho”.
  7. Maltrata tu ejemplar. Cuando hayas terminado, la 223 será tan sólo una de las muchas páginas mutiladas de tu libro. Se anima a los lectores a usar profusamente marcadores adhesivos, post-it, subrayadores o su recurso anal-retentivo favorito para marcar páginas como método para registrar los pasajes clave que crees que te gustará releer (o compartir con alguien). (NOTA: esta indicación está desaconsejada para quienes leanla versión Kindle.) Si te da reparo hacer estas cosas con tu única copia de la novela, valora la posibilidad de comprar una segunda copia.
  8. Toma notas. Como si no fuera suficiente con andar cargando de un lado a otro con un libro que tiene el tamaño de un apartamento de dos habitaciones y un baño, quizás quieras llevar también un cuaderno. No siempre vas a tener a mano el necesario Oxford English Reference cuando lo necesites.
  9. Desempolva tu Hamlet: No es coincidencia que las primeras palabras de Hamlet sean “Who’s there” y las primeras de La broma infinita “I am”. Hasta el título de la novela es un préstamo de la obra teatral. Sería conveniente que, mientras lees, tuvieras en mente las relaciones entre los personajes de la obra de Shakespeare (el espectro, el pobre Yorick, etc.) y los temas centrales de la misma. Tienes un pequeño manual (en inglés) aquí.
  10. Utiliza una guía de lectura. Hay dos que pueden serte de ayuda. Una es David Foster Wallace’s Infinite Jest: A Reader Guide, de Stephen Burn. Es relativamente corta (96 páginas), pero incluye una cronología bastante útil y secciones específicas dedicadas a analizar la recepción crítica de la novela y algunos puntos clave del argumento. Otra guía es Elegant Complexity: A Study of David Foster Wallace’s Infinite Jest, de Greg Carlisle. [Revelación: Bucher es el editor del libro de Carlisle.] Elegant Complexity se diferencia de la guía de Burn en que ofrece un resumen y exégesis de cada sección de la novela… y en que tiene 512 páginas. También incluye cronologías, árboles genealógicos, discusiones temáticas y un mapa de la academia de tenis.
  11. Utiliza los recursos online: Hay por ahí abundantes sitios web que los bromistas principiantes encontrarán útiles. Estos son unos pocos (todos en inglés):

· Un glosario de LBI
· El índice de LBI
· Los perfiles de los personajes de LBI
· La web de recursos útiles de LBI
· La página de LBI en The Howling Fantods
· Algunos posts en kottke.org conla etiqueta LBI
· El LBI wiki
· La página de índice del curso DFW de Katheleen Fitzpatrick y el wiki hecho por los estudiantes del curso

Y encontrarás más recursos en The Howling Fantods.

Obviamente muchos de estos sitios contienen spoilers, así que coge un papel, hazle un pequeño agujerito y mira la pantalla sólo a través de él cuando visites cualquiera de ellos.

Anuncios